Printer-friendly version

La Historia de la Asociación – Treinta años contra la caza furtiva de aves

La crónica de nuestro trabajo desde 1975

1975 – Mientras Juan Carlos se convierte en rey de España y Richard Nixon tropieza con Watergate, en Alemania, sobre la estela de la crisis de petróleo, germina la frágil planta del movimiento ambientalista. Sea contra la energía nuclear, contra la construcción de autopistas o aeropuertos, las iniciativas populares se multiplican por la defensa del territorio y de la naturaleza. En este contexto llegan del Sur de Europa noticias de millones de aves masacradas por los cazadores legales y furtivos en cada estación de caza. Y son noticias que no caen sobre terreno estéril: un grupo de ambientalistas y ornitólogos, cansados de asistir pasivamente a la destrucción del patrimonio natural, se reúnen en Berlín en enero de 1975 y fundaron el Komitee gegen den Vogelmord e.V – CABS – Comité contra la matanza de aves”.

Desde el inicio uno de los puntos operativos de la nueva asociación es Italia. Como primer paso establecieron relaciones con los organismos locales, ya activos en la lucha contra los grandes molinos de viento de la caza. El primer partner del CABS es la Lega Abolizione Caccia (LAC) junto con el “Gruppo Naturalistico della Brianza”. Ambas asociaciones sumergidas en trabajo y en continua emergencia económica, pese a esto ya en el primer año de vida, gracias a las donaciones recolectadas por el CABS, se pudo dar inicio a una campaña de protesta y así poner las bases para las sucesivas operaciones en el norte de Italia. El título de la campaña fue: "No vacacionar donde se practica la caza furtiva de aves": decenas de miles de postales de protesta, con las firmas de miles de ambientalistas alemanes indignados fueron depositadas delante de la embajada italiana en Bonn, y aunque en realidad no se verificó una baja real de vacacionistas, bastó para estremecer al turismo italiano. En 1977 en la costa del Adriático aparecieron carteles turísticos que anuncian: "En este lugar no se practica la caza furtiva!". Otoño 1987: los voluntarios remueven 2.000 arcos en un díaOtoño 1987: los voluntarios remueven 2.000 arcos en un día

De todos modos pronto se vuelve claro que las acciones de protesta no pueden servir a mucho. Es necesario procurar leyes mejores!. A través de peticiones, pericias, estudios e iniciativas populares el CABS logra intervenir en muchas iniciativas legislativas importantes a nivel europeo, y con éxito. Al final de los años ’70 muchos estados europeos estaban ya dotados de una normativa más eficiente para la protección de la naturaleza, y en abril del 1979 fue emitida la Directiva Aves de la Unión Europea, piedra angular para las batallas de los siguientes treinta años.

Sin embargo la caza de aves florecía justo delante de la puerta de la casa de al lado. Siempre en los años ’70, en las zonas de Harz y cerca de Aquisgrán – en Alemania – cientos de fringílidos se capturaban con permisos especiales para después ser despachados a través de canales poco claros. El CABS pone en la mira estas actividades, llegando a desenmascarar cazadores, comerciantes y criadores sin escrúpulos, todos implicados en el lucrativo negocio del reciclaje y venta de pinzones, jilgueros, camachuelos y lúganos. Decenas de apasionados “ornitofilos” fueron denunciados y conducidos a procesos judiciales con multas de decenas de miles de marcos. Así la caza de aves alemana asume delante la misma Alemania su verdadero rostro, siendo repudiada por la opinión pública y, finalmente en 1986, con la nueva ley federal para la protección de la naturaleza, fue desterrada definitivamente.

Adhesivo de la campaña: no vacacionear donde se matan avesAdhesivo de la campaña: no vacacionear donde se matan avesAl inicio de los años ’80 la atención del CABS se concentra sobre un nuevo país: miles de cazadores belgas capturan los pinzones de paso con redes, encerrando los animales en jaulas minúsculas en las que pasarán el resto de su vida. En colaboración con la Liga Belga para la Protección de las Aves (LRPBO) el CABS inicia una campaña contra esta práctica inútil y cruel: después de una petición oficial, la Corte de Justicia Europea condena a Bélgica por haber permitido una práctica como ésta. A pesar de todo solo en 1990, después de 10 años de lucha, la caza en Bélgica fue desterrada, mientras en 1993 fue promulgado la prohibiciòn perenne. Este es el más grande éxito obtenido por el CABS hasta esos días. Sin embargo y no obstante las directivas de la UE, los cazadores belgas continuaron impunes a capturar los pinzones, de este modo el CABS emplea una nueva estrategia, la que puede definirse como un brazo de hierro ritual, jugado sobre la frontera belga-alemana. Cada fin de semana los voluntarios del CABS se reunìan en la frontera con silbatos, sirenas y bocinas, mientras del otro lado de la frontera los cazadores habìan instalado las redes y los reclamos ilegales. Apenas una bandada se acercaba los alemanes iniciabal el alboroto, y asì la bandada asustada se alejaba del sitio de captura. En este punto inicia lo que fue llamado por los medios alemanes “La guerra de las aves”: los cazadores armados con horcas atacan a los manifestantes, pero en el tumulto formado algunos ambientalistas se liberan y corren hacia el territorio belga robando redes y reclamos. En pocos minutos la Gendarmerie llega al lugar y cada grupo se refugia apresurado y enfurecido en “su” Estado!. En un lado cazadores y gendarmes, a pocos metros de distancia, y del otro lado de la frontera, los ambientalistas con su botín de aves y redes. Las aves se liberan delante de las miradas impotentes de los cazadores, después el corteo se dispersa hasta el fin de semana siguiente.

Mientras tanto nuestras campañas en Italia van viento en popa. A partir de los años ’80 las asociaciones italianas organizan manifestaciones con más de 3.000 participantes, recolectan más de 500.000 firmas para cada actividad y cada año reciben de Alemania el apoyo de más de 100.000 postales de protesta. Los primeros éxitos comienzan a hacerse presentes. En 1984, después de 3 años de protestas, la región Toscana prohíbe el “Campeonato de disparo a la paloma”, realizado anualmente, en el cual en un solo fin de semana 8.000 aves eran abatidas. A estos años se remonta también la vieja controversia que involucra: por una parte las regiones de norte y centro de Italia (Lombardia, Veneto, Liguria, Toscana, Umbria, Marche) con su voluntad filovenatoria de legalizar la "caza excepcional" de cientos de miles de gorriones, pinzones vulgares y reales, y por otra parte las asociaciones LAC, WWF, y CABS, listas a presentar inmediatamente recursos al TAR. Verano 1984: manifestación del CABS en Bélgica contra la caza de avesVerano 1984: manifestación del CABS en Bélgica contra la caza de aves En 1981 il CABS presenta su primer recurso contra la caza excepcional, bloqueando el abatimiento de especies protegidas y parando la caza legal con los “roccoli”. A partir de ese año, gracias a las donaciones recolectadas en Alemania, el CABS financia más de 100 recursos contra 80 intentos de caza excepcional. Se puede evaluar que aproximadamente 15 millones de pinzones vulgares y reales, alondras, tordos, gorriones y estorninos han sido salvados de los fusiles de los cazadores en el curso de aquellos años!.

Mientras tanto los cazadores alemanes entran nuevamente en la mira del CABS con la campaña: “La caza en el mar del Norte es una masacre”. Se trata de hecho de una caza de puesto fijo, que se practica en las aguas bajas del Mar del Norte (en un parque nacional) y abate cada año decenas de miles de gaviotas, gansos y patos. Sin embargo, en pocos años con peticiones, manifestaciones y trabajo de lobby, las leyes venatorias de cada región en Alemania se han vuelto más severas y la caza en el mar del Norte prohibida. Mientras tanto se logra en numerosas regiones – frente a bajas vistosas de la población – garantizar una protección completa a especies de gansos, perdices y gaviotas. En fin con dos intervenciones en la Unión Europea en 1988 y en 1999 el CABS denuncia las incongruencias entre la ley nacional alemana de caza y la Directiva Aves Europea, contribuyendo así a la reinscripción en términos restrictivos de la primera. En 1984 un nuevo campo de actividades enriquece el curriculum del CABS, en el mar del Norte, en Raisdorf, la organización adquiere un complejo de estaños que además de hospedar a una rica avifauna, son la morada de muchas especies amenazadas de anfibios. El grupo local “Los Naturalistas de Raisdorf”, se ocupa de realizar un proyecto de gestión para la salvaguardia de la biodiversidad, que beneficia en pocos años la adquisición de otras áreas adyacentes, y en 1994 de otra reserva cercana, “los prados de Schwentine”, zona importante para la fauna ligada a los espacios abiertos y a las zonas cultivadas.

Voluntario del CABS mientras libera un petirrojo de una redVoluntario del CABS mientras libera un petirrojo de una redEn 1984 se abre una nueva rama de actividades para el CABS; y de hecho éste es el año en que se inaugura el primer campo anti-caza furtiva en Italia, en Brescia, con el cual por primera vez la organización se vuelve físicamente activa en el extranjero.

El campo se convierte en un punto de encuentro para muchas asociaciones italianas y pronto se transforma en el evento anti-caza más importante de Europa. A partir de los años ’90, sobre la estela del éxito del campo en Brescia, las actividades en Italia se multiplican y comienzan campos de protección de las aves también en Ponza, Isquia y, desde 1996, también en Cerdeña.

Desde entonces y hasta ahora más de 1.300 activistas han tomado parte de estos campos, destruyendo aproximadamente 340.000 trampas (sobretodo arcos), 170.000 lazos y 1.800 redes.

Pero las nuevas amenazas llegan ahora desde el Este. Con la caída de la cortina de hierro, las estepas y praderas de Asia se han convertido en el nuevo depósito de negocios para los comerciantes de animales o, como mínimo, un fácil canal para el contrabando. Se trate de paseriformes, halcones, águilas, papagayos, animales embalsamados o trofeos de caza, Alemania se ve en el centro de lozanos flujos de animales selváticos enjaulados o muertos. Al frente de la incerteza de las autoridades el CABS se presenta como la única asociación proteccionista dispuesta a cumplir profundas investigaciones, recolectar indicios y pruebas y suministrar informaciones fiables y de primera mano a las autoridades. Los resultados no tardan en llegar y en pocos años decenas de contrabandistas, comerciantes y embalsamadores son remitidos a las autoridades.

En la mitad de los años ’90 un nuevo país entra en la rosa de las naciones de la caza furtiva de aves: se trata de Francia, el país con el más alto número de cazadores y abatimientos de Europa. Ningún país logra ser más listo, declarando legal lo más ilegal que pueda existir en el mundo venatorio. El CABS inicia a redireccionar sobre la Grande Nation la energìa que antes de la victoria estaba dedicada a Bélgica, así a partir de 1992 los voluntarios de la asociación peinan le Ardenne recolectando los lazos para tordos diseminados por los cazadores franceses. En 1996 entra en la red también la organización vasca “Organbidexka Col Libre”, que recibe financiamiento del CABS para llevar adelante su lucha contra la caza a palomas torcaces sobre los más importantes pasos de los Pirineos.

Los Bird Guards voluntarios del CABS durante el campo contra la caza furtiva en MaltaLos Bird Guards voluntarios del CABS durante el campo contra la caza furtiva en MaltaEl trabajo del CABS y de sus colaboradores asume una nueva dimensión en el nuevo milenio, cuando se refuerza en todos los campos de intervención la coordinación con las fuerzas de policía locales. En los valles brescianos la entrada en escena del NOA del Cuerpo Forestal del Estado da una cambio radical a la lucha contra los arcos. Ahora no se trata más de jugar al escondite con los cazadores quintando y poniendo trampas, sino en atrapar al cazador en su zona y con sus arcos, donde los agentes de la Forestal conducen el arresto y la imposiciòn de multas altas. Solo en los primeros años de presencia de la Forestal, el CABS registra con alegría la denuncia de 120 de “sus” cazadores históricos. En Brescia, así como en las islas de Ponza e Isquia, la caza furtiva de aves comienza a retroceder, al punto que hoy los arcos se encuentran entre las tradiciones venatorias casi extintas. (Más información sobre los arcos la encuentra aquí). Pero la activación coordinada de Forestal y Carabinieri lleva a grandes éxitos también en el campo del contrabando: gracias a una investigación conjunta del CABS, un gran número de comerciantes de aves fueron desenmascarados en la frontera eslovena junto a un camión cargado de decenas de miles de animales congelados, dirigidos hacia los restaurantes del norte de Italia.

En el contexto de la apertura de la UE hacia los países del Mediterráneo, las islas de Chipre y Malta, hasta entonces tierra de caza indiscriminada, terminaron bajo el lente del CABS. En Chipre interviene en el 2001 y 2002 un grupo de la LAC: gracias a las donaciones de los sponsors del CABS los voluntarios italianos logran individuar las miles de trampas y redes dispersas sobre la costa meridional de la isla, removiendo en 2 semanas aproximadamente 4.000 bastones de visco y liberando cientos de aves. El CABS regresará sobre la isla en forma estable a partir del 2008. En Malta la situación es todavía más difícil: el CABS decide desde el principio, en el 2002, crear un clima de cooperación con la policía local, la ALE, mientras el IAR , un centro experimental de recuperación de rapaces, se convierte en otro importante partner local. Con estas bases inician los campos de primavera, con la remoción de los reclamos ilegales y la denuncia de los abatimientos de especies protegidas. Si bien se necesitan de años para percibir una disminución de la caza furtiva de aves en la isla, ya en el 2005 se nota la atención con la cual la Comisión Europea mira a Malta, en el intento de reconducirla en el cauce de la protección de la naturaleza. Mientras se inicia a pensar en verdaderos campos contra la caza furtiva de otoño con las “bird guards”, se prepara la batalla en sede Europa para imponer finalmente la clausura de la caza de primavera sobre el archipiélago maltés…