Printer-friendly version

Caza entre Hoteles

24.000 cazadores en Mallorca e Ibiza

La isla de MallorcaLa isla de MallorcaLas islas Baleares, situadas en el corazón del Mediterráneo Occidental, son un punto importante para las aves migratorias de paso entre España, Francia y África. Las islas son idílicas, pero lo que en verano a primera vista es un paraíso para los turistas, en otoño se transforma en un receptáculo de cazadores. Si los turistas son acogidos con alegría por su contribución a la economía local, los visitadores emplumados que llegan de Europa central y septentrional son también acogidos de la misma manera pero por otras razones, y no son los tour operators quienes los esperan sino bandas armadas de cazadores.

Los hechos son terroríficos: más de 20 especies – zorzales, tórtolas, patos, agachadizas – pueden ser cazados sobre las islas desde la mitad de octubre hasta el final de febrero por más de 24.000 cazadores. No es extraño por lo tanto que sean también víctimas de las escopetas de doble cañón las especies que están protegidas, desde los fringílidos hasta las rapaces y los buitres: en conclusión una caza furtiva vistosa.

Además de aquellos que giran embrazando la escopeta, en la isla hay cerca de 3000 cazadores de aves autorizados que se dedican a la captura de zorzales con enormes redes de 10x5 metros. Ellos se sitúan en los pasos de los bosques de la Sierra Trimuntana o en áreas húmedas, donde se concentran los migratorios. Cada año son miles los animales que pierden la vida de esta manera. También, es una tradición en las islas colocar trampas – del modelo que se usa en las islas italianas – para los pequeños paseriformes, aunque sea una práctica ilegal.

Buitre leonado abatido por un furtivo en MallorcaBuitre leonado abatido por un furtivo en MallorcaLa caza se practica sobretodo en los terrenos de las “fincas“, vastas haciendas agrícolas que están dispersas sobre las islas. Los propietarios cobran a cada cazador hasta 1000 euros al año y ya que un cuarto de estas fincas está en manos de familias alemanas y otro porcentaje importante pertenece a turistas extranjeros de otros países, todo este dinero fluye en los bolsillos de hacendados europeos a lo largo del continente. De aquí nace la campaña del CABS y de su organización partner GOB (Balearic Group of Ornithology and Defence of Nature). De hecho, a diferencia de los locales, los propietarios extranjeros de las tierras – frecuentemente VIP – no necesitan ganancias extras derivadas de sus fincas.

Por esta razón los miembros del GOB desde el 2007 establecen acuerdos con los propietarios o administradores de las fincas. A diferencia de lo que ocurrenn en otros países europeos como Italia y Alemania, en España los propietarios terratenientes tienen posibilidad de declarar su terreno como “refugio de caza“. Ya que muchos propietarios alemanes de Mallorca no están al corriente de esta posibilidad, miembros del GOB bilingües explican a los interesados sus derechos y los ayudan en los procedimientos legales. La finalidad de esta campaña – apoyada por el CABS con 10.000 euros - es crear enormes corredores biológicos sobre Mallorca, donde las aves migratorias puedan reposar e invernar sin ser disturbadas.