Printer-friendly version

España y la caza "excepcional": el arbolillo


Verderone: una de las cuatro especies de fringílidos víctimas de las trampas en España (© Andreas Trepte/wikimedia commons)Verderone: una de las cuatro especies de fringílidos víctimas de las trampas en España (© Andreas Trepte/wikimedia commons)Al enfocarnos en las mortales instalaciones paranys de Valencia y Castelló, otra tradición española de caza con visco pasa desapercibida. Se llama "arbolillo", y se trata de un árbol de plástico construído para hospedar varitas de visco. Se arma en zonas abiertas, generalmente justo en medio de campos apenas arados, de tal modo que sea el único punto en el que las aves de los alrededores puedan posarse. Atraídos por los cantos de los reclamos enjaulados dispuestos alrededor del arbolillo, las especies silvestres de fringílidos, – los mismos 4 que pueden ser capturados también por los silvestristas por medio del enfilat: verderones, verdecillos, jilgueros y pardillos –, se posan en el árbol, el pegamento los inmobiliza inmediatamente y el pajarillo al intentar volar cae a tierra, donde es recogido por el cazador.

También para esta modalidad de caza valen las mismas reglas del silvestrismo, de hecho esta práctica es alternativa y complementaria al uso de las redes. El cazador, que debe estar presente todo el tiempo a 50 metros del árbol artificial, está obligado a liberar las aves protegidas atrapadas accidentalmente. Jilgueros apenas capturados por el silvestristaJilgueros apenas capturados por el silvestristaDel hecho de que el visco daña el plumaje de los animales capturados, provocándoles pérdida de impermeabilidad o quitándoles plumas fundamentales para el vuelo, la ley no se preocupa en absoluto.

El CABS ha enviado una queja oficial al Parlamento Europeo sobre el Arbolillo. Es importante resaltar que la Directiva Aves 79/409 prohibe explícitamente el visco como método de captura.