Printer-friendly version

Observaciones sobre la caza

Flamingos muertos por envenenamiento de plomo en el delta del Po.  Víctimas directas de la cazaFlamingos muertos por envenenamiento de plomo en el delta del Po. Víctimas directas de la cazaEl CABS se empeña desde hace años en la definitiva eliminación de la caza de aves migratorias, caza con trampas y cetrería. La caza, en el sentido de la matanza de ejemplares de especies selváticas, puede ser en realidad considerada aceptable solo en casos excepcionales en los cuales está en juego la protección de un ecosistema frágil, de una especie amenazada o por graves razones sanitarias. No debería ser autorizada para satisfacer el deseo lúdico de una minoría de ciudadanos menoscabando equilibrios ecológicos fundamentales, de los cuales se benefician todas las especies inclusive la nuestra.

Enseguida presentamos algunas propuestas en pro de un tipo de caza que sea acorde al conocimiento actual de los enlaces ecológicos en la naturaleza.

1. No a la caza de aves

No hay ninguna razón científica que justifique el abatimiento de aves. El 48% de las especies europeas están en disminución, algunas gravemente. Los presuntos daños a los cultivos agrícolas que se usan como excusa para justificar la caza, son en la mayor parte inexistentes y creados con astucia ex post, queda por preguntarse si los supuestos daños producidos justifican el abatimiento de especies selváticas, considerando la sobreproducción agrícola europea, que regularmente comporta el desperdicio de toneladas de productos agrícolas.

2. Protección total a los pequeños carnívoros

Marta, especie todavía cazable en Alemania (© Dani Kropivnik)Marta, especie todavía cazable en Alemania (© Dani Kropivnik)En algunos países, principalmente en Alemania y Francia, los cazadores son patrocinadores y partidarios de una lucha feroz contra los pequeños carnívoros : zorros, garduñas, martas, comadrejas, turones y también tejones. Estas especies son llamadas "nocivas" y por lo tanto perseguidas con métodos crueles. Esta visión de la naturaleza con el hombre como único predador y las demás especies carnívoras como competidores inaceptables es evidentemente el típico producto de una mentalidad venatoria egocéntrica y ciega, ya que está interesada tan solo en la diversión propia. El hombre no puede sustituir a los predadores naturales y la caza no puede atribuirse el deber de contener las poblaciones de animales. Estas afirmaciones son evidentes a los ojos de todo ecólogo. Sobretodo los predadores naturales tienen un impacto cualitativo y no cuantitativo sobre las poblaciones de las especies-preda. Éstos atacan animales débiles, enfermos o viejos, pero no pueden influir sobre la densidad de la población. Son, por el contrario, las especies-preda que con su sobrepoblación influyen sobre la densidad de los predadores. Desde siempre son los grandes eventos naturales, como epidemias o fríos inviernos, los que controlan las poblaciones de herbívoros. Además la abundancia de comida para carnívoros, que se da en concomitancia con estas fluctuaciones, ayuda a movimientos de expansión o recuperación de especies que dependen de la dieta cárnea (buitres, rapaces, grandes predadores). En conclusión no son necesarios ni lobos, ni cazadores para controlar ciervos, por el contrario la muerte improvisa de cientos de ciervos está prevista en la naturaleza con la finalidad de aumentar la biodiversidad y la salud de predadores y animales carroñeros.

3. Fin de la caza con trampas

Las trampas para mamíferos son todavía legales en gran parte de Europa, mientras para aves se utilizan en deroga o ilegalmente. Las trampas son métodos siempre crueles, en grado de causar dolores atroces al animal capturado. Consideramos importante prohibir definitivamente no solo el uso, sino también la posesión y la venta de estas trampas en todos los países europeos.

4. Especies cazables

La tórtola disminuye en toda Europa, los cazadores abaten al menos 2,5 millones de ejemplares al añoLa tórtola disminuye en toda Europa, los cazadores abaten al menos 2,5 millones de ejemplares al añoEn toda Europa se consideran aún cazables algunas especies cuyo estado, desde hace años, está en disminución. La avefría ha disminuido en el 50% durante la última década. En grave baja están la alondra, la tórtola y prácticamente todas las aves limícolas. El zarapito fino, especie reducida y al borde de la extinción, en parte gracias a los cazadores, sobrevive con pocos ejemplares en todo el Paleártico. Aunque las diferencias entre el zarapito real y el zarapito trinador sean solo apenas distinguibles, estas dos especies se cazan todavía activamente en Francia (43.000 ejemplares al año). El CABS considera que la lista de las especies cazables debe ser revisada y que especies con status negativo deben ser puestas bajo protección. No puede existir una caza sostenible, si no hay surplus anual. Y si una especie está en declive, quiere decir que no hay surplus. La caza se ha convertido en la responsable continua de extinciones a escala mundial y regional. La justificación por la cual se atribuye a factores distintos a la caza la responsabilidad de la disminución de las poblaciones de animales, no la exime de ser también culpable de la misma. Si los corales están desapareciendo del mar a causa de la contaminación, no se los protege autorizando a los turistas a llevarse SOLO una porción de recuerdo!.

5. Tiempos de caza

Durante la migración prenupcial y por todo el tiempo que dura el cuidado de los pequeños, las aves necesitan tranquilidad. Ésto quiere decir que la caza no debe ser practicada bajo ningún concepto en primavera y verano, pero lamentablemente gracias al mecanismo de la caza excepcional, ésta se registra en casos como Malta (primavera), Alemania y Benelux (verano para gansos y palomas torcaces).

6. Eliminación de municiones de plomo

Municiones de caza: plomo que se dispersa en el ambienteMuniciones de caza: plomo que se dispersa en el ambienteLas municiones de plomo deberían ya estar prohibidas, siendo este material extremamente tóxico ; no obstante ésto muchos países continúan a producir cartuchos de plomo, porque son más "seguros" para el cazador. El efecto que tienen en el ambiente mientras tanto es evidente : en Malta los análisis del suelo han demostrado una presencia de plomo mucho más alta de lo consentido. Se puede decir que la tierra maltés está intoxicada de plomo. En el Delta del Po décadas de caza conducen a una gran cantidad de muertes de aves acuáticas por envenenamiento al año. Entre las víctimas más evidentes están los flamingos que tamizan el limo recogiendo los balines de caza. En el Norte de Europa, una de las causas principales de mortalidad del pigargo coliblanco es la intoxicación por plomo. Éstos super predadores se alimentan de patos y gansos selváticos que a su vez han absorbido el plomo del ambiente, permaneciendo intoxicados.

7. Prohibición de caza en todas las áreas protegidas

Aunque parece obvio, todavía no es una realidad. En el Norte de Europa la caza se practica aún en áreas protegidas, mientras en los sitios de la llamada red "Naturaleza 2000" la caza se permite siempre y cuando no tenga impacto sobre las especies para las cuales el sitio ha sido creado. Pero la caza es una enorme molestia para todas las especies que frecuentan un lugar: la presencia de disparos, gente, perros, obligan a los animales a abandonar un lugar que ha sido elegido para la salvaguardia de un ecosistema frágil, y que representa uno de los pocos refugios restantes al saqueo global del territorio perpetrado para satisfacer las exigencias humanas.

8. Cuerpos especiales contra la caza furtiva

En muchos países europeos la legislación venatoria garantiza efectivamente la protección de la fauna silvestre, sin embargo las autoridades no logran aplicar los controles necesarios, ya sea por falta de medios, o por la incapacidad de los cuerpos locales de intervenir sobre fenómenos de caza furtiva que son igualmente locales. El ejemplo del Núcleo Operativo Anti-caza furtiva de la Forestal Italiana, un cuerpo de policía especializado en la represión de delitos de caza, constituído por agentes provenientes de todo el país y por lo tanto no condicionados por la lógica local, es de gran interés. El NOA es hoy por hoy un ejemplo de gran éxito, que otros países con problemas de caza furtiva deberían replicar.