Printer-friendly version

El “cementerio de aves” de Mizieb

Se encuentran restos de cientos de aves protegidas en la reserva de caza de la más grande asociación venatoria maltés

Restos de abejeros.  Bajo cada piedra un esqueleto!Restos de abejeros. Bajo cada piedra un esqueleto!
En otoño del 2009 los voluntarios del CABS y de BirLife Malta hicieron un descubrimiento en la isla que lleva a la luz la magnitud de la caza ilegal maltés. En Mizieb, el segundo bosque mediterráneo más importante de la isla para las aves migratorias y al mismo tiempo zona de caza del FKNK (Federación de cazadores para la conservación de la naturaleza y además miembro de FACE), fueron encontrados los restos de 192 aves protegidas en el curso de pocas horas. Los cadáveres eran sistemáticamente escondidos bajo las piedras y la basura.


La vicisitud inicia con la primera luz del alba, cuando un equipo de BirdLife en posición de vigilancia observa como algunos aguiluchos laguneros son abatidos por los cazadores en el bosque de Mizieb. Los voluntarios, aún escondidos, observan que ninguno de los cazadores lleva consigo los aguiluchos al momento de salir del área. Hacia el mediodía, los voluntarios de BirdLife junto con los equipos del CABS llamados como refuerzos, inician la búsqueda de los cuerpos de las aves en el punto en el cual habían sido vistas caer. Después de pocos minutos se descubre el primer aguilucho escondido bajo un peñasco, después el segundo entre las rocas al pie de una plataforma de cemento, el tercero se encuentra debajo de una plancha de hierro oxidada. Enseguida emergen también los restos de un alcotán de algunas semanas, un chotacabras y un martinete. Inmediatamente alertan a la policía y llaman más refuerzos de las dos asociaciones.

Aguilucho lagunero apenas abatido y escondido bajo una piedraAguilucho lagunero apenas abatido y escondido bajo una piedraAl final de la jornada los 20 activistas encuentran un total de 38 aguiluchos laguneros, 35 martinetes, 18 halcones abejeros y más de 80 rapaces no identificables. Además se identifican los restos de 4 chotacabras, 3 abubillas y 1 ruiseñor. Los restos se encuentran en diferentes estados de descomposición : desde los aguiluchos de la mañana hasta esqueletos de algunos meses. No es una coincidencia que todas las “tumbas” se encuentren en las cercanías de los bunker de caza numerados.

Los agentes de la ALE, presentes en el lugar, recogen esqueletos y cadáveres, pero deciden no cercar el área como escena del crimen, ni tampoco tienen intenciones de ampliar las investigaciones en las zonas del bosque más lejanas. Se supone, por lo tanto, que el cementerio sea mucho más grande de lo verificado por los voluntarios. Las investigaciones se vuelven inútiles el día después ya que los servicios televisivos han alertado a los cazadores del hecho, ocasionando probablemente la desaparición de las pruebas adicionales del episodio de caza furtiva registrado durante la noche.

Los funcionarios de la FKNK reaccionan una semana después de una manera particularmente ridícula. Se concentran en Mizieb para acusar públicamente a los voluntarios del CABS y de BirdLife de haber sido ellos quienes han traído los cadáveres desde el extranjero y de haberlos escondido bajo las piedras!

Un año más tarde voluntarios del CABS y BirdLife Malta regresan y realizan una nueva búsqueda de pruebas de la masacre de aves protegidas perpetrada por los cazadores malteses en el bosque de Mizieb.

Más de 40 voluntarios del CABS y BirdLife Malta han formado parte de las operaciones en el bosque de MiziebMás de 40 voluntarios del CABS y BirdLife Malta han formado parte de las operaciones en el bosque de MiziebEsta vez los casi 40 voluntarios encuentran 80 aves muertas, entre las cuales un chotacabras apenas abatido, un martinete y dos aguiluchos laguneros muertos algunos días atrás. Sin embargo la lista de víctimas es mucho más larga, sobre todo si se consideran los análisis sucesivamente realizados por los técnicos del MEPA sobre las calaveras encontradas: al menos 2 aguiluchos, 1 abubilla, un abejaruco, halcones abejeros, falconiformes, cernícalos. “Este bosque es un verdadero agujero negro para las aves migratorias que llegan a la isla. Ejemplares protegidos en toda Europa son abatidos en este lugar por el simple placer de verlos caer desde el cielo” – comenta el CABS.

Tampoco este año la operación pasó inobservada. Algunos cazadores se dirigieron al lugar y agredieron a una voluntaria del CABS de 26 años proveniente de Inglaterra. Con sacudones trataron de quitarle la bolsa con los restos de las aves apenas recolectadas y cuando lo lograron pisotearon el esqueleto de un halcón apenas individuado. La policía intervino inmediatamente, interceptando los dos hombres y abriendo un expediente por sus acciones.

No contentos con esto, otros dos cazadores se confrontaron con un grupo de voluntarios mientras regresaban a los coches, y golpearon el rostro de un colaborador del CABS delante de las videocámaras de la televisión de Baviera. El agresor era un responsable del Consejo Directivo de la FNKN, asociación que en días anteriores fue renuente a ser contactada por los periodistas bavareses y que ve a uno de sus miembros arrestado y juzgado por agresión. Los medios de comunicación malteses han informado detalladamente sobre los nuevos hallazgos en el "cementerio" de Mizieb y sobre estos incidentes. Para leer el artículo del Times of Malta (haz click aquí)

Desde el 2009 todos los años durante el campo en Malta, se dedican algunos días a la búsqueda de nuevas pruebas que determinen la situación de esta práctica, lamentablemente nunca los voluntarios han salido del bosque con las manos vacías.

Voluntarios del CABS inspeccionan la zona de caza de Mizieb en búsqueda de cadáveres de rapacesVoluntarios del CABS inspeccionan la zona de caza de Mizieb en búsqueda de cadáveres de rapacesEs un hecho conocido y fácilmente comprobable que para muchos cazadores malteses las golondrinas, vencejos, gorriones y otras aves han sido desde siempre un blanco vivo y divertido durante cada estación de caza. Sin embargo, se pensaba que las especies grandes y particularmente hermosas eran abatidas únicamente con la finalidad de ser embalsamadas y mostradas, pero después del hallazgo de los cadaveres de Mizieb, es inevitable constatar que para muchos cazadores, animales como halcones abejeros y otras especies protegidas no son más que blancos en movimiento que deben ser abatidos y abandonados a descomponerse como basura. Del mismo modo, no faltan testimonios que hablan de cazadores que disparan a halcones desde los acantilados, aunque es evidente que los rapaces terminarán inevitablemente en el mar.