Printer-friendly version

Caza de Aves Migratorias en Italia

Una tragedia venatoria completamente italiana


Pinzones muertos: aunque la caza “excepcional“ permite el abatimiento de pocas decenas de aves al año por cazador, nadie se atiene a los límites de caceríaPinzones muertos: aunque la caza “excepcional“ permite el abatimiento de pocas decenas de aves al año por cazador, nadie se atiene a los límites de caceríaAño tras año se repite en Italia el mismo triste espectáculo. Tan pronto los migratorios otoñales cruzan los primeros pasos de los Alpes en su vuelo hacia el Sur, los cientos de miles de cazadores levantan el fuego sobre ellos diezmándolos.

Según la ley italiana la caza se abre en el período que va desde el inicio de septiembre al final de enero. La ley reconoce a cada uno de los 730.000 cazadores un morral diario de 32 pájaros en un total de 55 días de caza.
Resultado: 17 millones de pájaros cazados legalmente cada año.

En Italia la ley 157 promulgada en 1992 es la encargada de la tutela de los animales selváticos y de disciplinar la caza. Fue escrita después de meses de negociaciones entre el mundo ambientalista y las asociaciones venatorias, dando como resultado una de las más avanzadas leyes en materia ambiental en toda Europa.

Lamentablemente la mayor parte de los cazadores en Italia nunca la han aceptado. Muchos de ellos viven aún en la nostalgia de los años ’60 y ’70, cuando un millón y medio de cazadores saqueaban pantanos, campos y bosques abatiendo todo lo que estaba en movimiento.

Alondra apenas muertaAlondra apenas muertaPor esta razón, desde inicios de los años ’90 hasta hoy, el mundo de la caza tiene solo un objetivo: desquiciar la ley para recuperar los privilegios perdidos. Los cazadores aparecen solo por tres motivos: aumentar las especies cazables, aumentar los tiempos de caza y aumentar los espacios de caza. Por lo tanto el objetivo final es claro : Tener a disposición más animales para abatir.

Y no son pocas las victorias que han obtenido los secuaces de Diana: algunos años atrás, gracias a una estratagema parlamentaria inesperada, fue aprobada una enmienda escondida que ha permitido a los cazadores de ungulados (ciervos y corzos) cazar en verano. En el 2010 gracias a algunos senadores del PdL y de la Lega la caza fue prolongada 10 días en febrero, mientras hoy por hoy es una praxis que las escopetas estén de paseo a inicios de septiembre, no obstante la ley diga que la apertura se realiza el tercer domingo del mes.

Sobre las especies cazables la batalla es infinita. En Italia las especies de aves cazables son 35 (de las cuales 20 se encuentran en grave disminución por "depauperación" de la población). Evidentemente este número de especies no es suficiente para los cazadores. En vista del naufragio de algunos intentos de ley que buscaban desestabilizar la entera estructura legislativa, delegando a las Regiones y Provincias la facultad de establecer los tiempos, los lugares, modalidades de caza y las especies a ser cazadas (tomando en cuenta que en asuntos venatorios regionalizar significa liberalizar), las asociaciones venatorias hoy presionan por la caza “excepcional“.

Jilguero fusilado.  En Italia el cazador sufre demasiado las limitaciones que le impone la ley.  En muchas regiones ir de caza significa de hecho ser furtivoJilguero fusilado. En Italia el cazador sufre demasiado las limitaciones que le impone la ley. En muchas regiones ir de caza significa de hecho ser furtivoCada año algunas Regiones autorizan así la caza de algunos millones de pinzones comunes y reales, bisbitas comunes y arbóreas, estorninos para satisfacer el deseo de aumentar el morral de los cazadores que practican la caza migratoria. Cada año las asociaciones ambientalistas se oponen presentando recursos contra estas autorizaciones especiales y en todas las sedes ganan continuamente: en los TAR (Tribunales Administrativos Regionales), en la Corte Constitucional y en la de Luxemburgo. Es evidente que la caza “excepcional“ de estas especies protegidas no está permitida, sin embargo las Regiones – Lombardía, Veneto, Ligura, Toscana, Las Marcas in primis – insisten cada año con las mismas ilegítimas disposiciones. Los abogados del CABS y de la LAC (nuestra principal asociación partner en Italia) son los encargados de extender recursos en Milán y Brescia para garantizar el cumplimiento de la legislación nacional para la salvaguardia de las aves.

Por qué ? Porque la política en Italia corteja cazadores y fábricas de armas a cambio de votos y respaldo electoral. Lo testimonia recientemente un senador del PdL : "No entiendo por qué se ensañan tanto contra los cazadores, que son los únicos que llevan dinero al Estado sin pedir nada a cambio". Entonces, los animales selváticos, las aves migratorias, ejemplares que atraen la atención de miles de birdwatcher, cuidados con entrega por cientos de voluntarios de los Centros de Rescate, estudiados por miles de biólogos, naturalistas, ecólogos, anilladores de aves, no son nada para este político.

Menos mal que la ley dice: “La fauna selvática es patrimonio no disponible del Estado”, patrimonio de la colectividad, a ser salvaguardado, sobretodo en vista de los cambios dramáticos a los que se enfrentan las aves en nuestos tiempos.


Camachuelo común capturado en un arco en los bosques brescianosCamachuelo común capturado en un arco en los bosques brescianos

Furtivismo


Al problema de la caza se añade la caza furtiva con trampas y redes, todavía difusa en Lombardía (Brescia), Cerdeña y a lo largo de las costas e islas del Sur de Italia (Nápoles, Isquia, Sorrento y Ponza).

Afortunadamente algunas cosas han cambiado en los últimos años. Un número siempre mayor de italianos se opone activamente a la caza. Muchos de ellos han formado grupos de activistas, que, con el apoyo del CABS, tienen las condiciones necesarias para dedicarse activamente a la causa de la protección de la fauna migratoria. En el contexto de los campos de protección de aves, proteccionistas provenientes de toda Europa vigilan las rutas migratorias, buscan y remueven las trampas ilegales con el apoyo de la Forestal y de los Carabineros.